martes, 25 de agosto de 2020

Vivo cuando sueño y sueño cuando vivo.

 

Sueño cuando vivo y vivo cuando sueño, no es fácil explicar tal congruencia, pero si, casi todos mis sueños son atractivos, también tengo pesadillas, si no lo dijera sería un beatón, mi doble vida me fascina, por el día sueño mil ocurrencias que unas culminan y otras no, por la noche cuando duermo relleno con sueños realidades auténticas; es duro, unas veces lo noto y otras se me escapa, ver a una persona delante de mí que no sabe que decir ni que hacer por el sólo hecho de mi situación, la mayoría no tienen ni idea que yo también soy una persona, un hombre con las particularidades de cualquier otro, pero con la “virtud” de haber estado en el mundo con la cabeza a metro ochenta del suelo cuando  me miraban con normalidad y en el mundo de ahora en el que mi cabeza está un poco más abajo, sin embargo esa misma gente no piensa igual, como no quiero tener ventaja muchas veces me bajo bastante más abajo o me subo mucho más arriba depende de la circunstancia, “la gente” es sólo lo que ha aprendido y mucha salió a mear cuando la vida explicó  cómo se ha de tratar a una persona que tiene otros atractivos y no sólo los físicos, que también los tiene, si, a mucha gente incluso le molesta verte en bares, restaurantes, discotecas…

Vivo cuando sueño y sueño cuando vivo, soy feliz a ratos y otros me aburro, pero procuro disfrutar del tiempo cuando estoy despierto y cuando duermo, no me alegro de mi porrascazo pero si de mi forma de vivirlo, nunca iré a la luna cosa que me importa un pimiento, me gusta reír sin saber por qué, bailar en mis sueños, soñar en mi día a día… en fin, cuando me atasco averiguo la forma de salir y casi siempre la encuentro, corro, ando, escalo… y lloro, me río, abrazo… mi vida no es lucha, es recorrido paseando por la vereda del tiempo.

Sueño cuando vivo y vivo cuando sueño.

A. Hinarejos

25-08-20

viernes, 14 de agosto de 2020

Hoja oficial para anularte. Hoy en El Periódico

 

https://www.elperiodico.com/es/entre-todos/participacion/en-afers-socials-de-la-generalitat-tienen-protocolos-que-te-anulan-como-persona-202720

No puedo firmar porque físicamente estoy tocado, llevo así desde que era un hombre joven y las he visto de todos los colores por culpa de no poder firmar, sin embargo el otro día en el departamento de Servicios Sociales de la Generalitat fue el sumun, precisamente donde han de luchar porque a cualquier persona la traten como persona, en ese sitio tienen un impreso para dejarte sin personalidad. Evidentemente hice una queja que reproduzco a continuación.

Mi compañera, QUE NO ES MI CUIDADORA, cosa que en ese departamento tendrían que saber y con mayúsculas, fue a entregar unos impresos rellenos para solicitar una prestación para transformar una furgoneta para mí; la sorpresa fue cuando quien le atendió dijo que la huella mía no sirve para la Generalitat y le sacó una hoja oficial donde pone, "que yo soy una persona nula" y que tenía que rellenarla para poder firmarla ella, que si no lo hacía así me devolverían la documentación porque no servía para nada.

Me ha pasado en muchos sitios, que por el hecho de no poder firmar he tenido problemas, PERO EN EL ÚLTIMO SITIO QUE ME ESPERABA QUE ME TRATARAN DE INVÁLIDO ERA EN VUESTRO DEPARTAMENTO.

Espero lo tomen en cuenta y no anulen la personalidad de una persona porque no puede firmar. Quizá quien tiene que hacer un "reciclaje" a  nivel europeo es el equipo que ha implantado tal aberración. No he necesitado nunca que me cuiden, ustedes son los menos indicados para sugerirlo y aplicarlo, su departamento está para impedir que traten como ustedes me quieren tratar. Así va casi todo lo referente a barreras, residencias, derechos...

Espero respuesta.

A.Hinarejos

11-08-20

martes, 4 de agosto de 2020

"Lo siento, me he equivocado, no lo volveré a hacer"



Los genes son los genes, “lo siento, me he equivocado, no lo volveré a hacer”, “todos somos igual ante la justicia”, frases ridículas de una persona poderosa, tan heroica que ayer escondida en su cobardía desapareció como un fugitivo mediocre: todos los reyes españoles son igual ante la ley, diría yo, por eso los genes son los genes, los Borbones siempre que han podido han atesorado una fortuna a espaldas del pueblo y lo malo es que siempre han podido, y el pueblo iletrado siempre los ha condonado, el penúltimo, el escondido, el que ayer se fue sin dejar rastro, lo hemos aguantado durante el mismo tiempo que a su padrino, si, el Caudillo, el que lo puso para seguir su empresa, el que dejó todo atado y bien atado.

Cuarenta años aguantando al campechano, ese que mientras mucha gente duerme en la calle, él, paga por un revolcón sesenta y cinco millones de euros, y cuantos más habrá pagado a putas de alto nivel, y el pueblo español defendiéndolo como si fuera un rey, su rey, un pueblo pobre de industria pero aún más pobre de personalidad, un pueblo viejo con pensamientos de un adolescente. El campechano se ha ido sin decir ni pio, sólo le ha dejado una carta al preparao, esperemos que sea para darle un consejo, hijo vete tú también antes que te echen que con lo que tengo como español fuera de España podemos vivir todos y además con escolta y sobre todo mis amigas.

Los genes son los genes, corrupción, mujeriegos, reyes… qué vergüenza tener que arrastrarse a su edad, y lo malo es que los que redactaron la Constitución los erigió a la altura de los dioses, son tan intocables que todo les está permitido, aunque derrochen la “vida” de la comunidad española no se les puede tocar, son, en este caso, es, el campechano, por muy atesorador de comisiones que nos haya salido, quien se morirá en su cama como su padrino.

Hay que ser cobarde como rey, pero también como hombre!

04-08-20

A.Hinarejos


lunes, 3 de agosto de 2020

"¿La Fiscalía de quién depende? Pues ya está". Hoy en El Periódico






Entre muros ha vuelto a poner la justicia española a gente con talento sólo por el hecho de querer que su pueblo viva libre sin los desprecios de un país caduco, un país donde la justicia “ajusticia” a todo aquel que no esté con los suyos separándolo, metiéndolo entre muros u obligándole a exiliarse donde no moleste, un país acomplejado que se sirve de los cuerpos uniformados para imponer su ley, un país capaz de reírse de un pueblo como el catalán hasta la saciedad, un país con tanto miedo a que Catalunya se marche que es capaz de todo eso, de ponerse de acuerdo para encerrar entre muros a sus dirigentes al mismo tiempo que detesta a todo lo que suene a un idioma que no sea el castellano, un país capaz de organizarse para que las empresas catalanas se marchen a sus Españas del alma.

La injusta justicia camuflada como justa rompe moldes y nos regresa al siglo diecinueve sin parpadear, a todo el que molesta se lo cargan sacando apartados especiales para cada caso, yo no entiendo de leyes, sin embargo nada más hay que oír a los entendidos como enumeran las barbaridades que aplica la fiscalía para encerrarlos, ya lo dijo Pedro Sanchez: "¿La Fiscalía de quién depende? Pues ya está" -la frase de Sánchez sobre detener a Puigdemont. Cada uno que piense como quiera, pero hoy, debido al poder judicial, policial, legislativo… Catalunya está más triste que nunca, sólo faltaba “desescalar” la salida de los presos catalanes diciendo que sus ideas justifican aplicar la inquisición, que no se han arrepentido, dicen que lo volverán a hacer, inculcan al pueblo a seguirlos… pues nada ese país tan caduco pone en marcha su “inquisición” atenuada y los vuelve a meter entre barrotes hasta que se arrodillen y pidan perdón, a eso le llaman reinserción y ellos no se han arrodillado.

La justicia es igual para todos en boca de quien la ejerce, no de quien la sufre.
A.Hinarejos
29-08-20