martes, 25 de agosto de 2020

Vivo cuando sueño y sueño cuando vivo.

 

Sueño cuando vivo y vivo cuando sueño, no es fácil explicar tal congruencia, pero si, casi todos mis sueños son atractivos, también tengo pesadillas, si no lo dijera sería un beatón, mi doble vida me fascina, por el día sueño mil ocurrencias que unas culminan y otras no, por la noche cuando duermo relleno con sueños realidades auténticas; es duro, unas veces lo noto y otras se me escapa, ver a una persona delante de mí que no sabe que decir ni que hacer por el sólo hecho de mi situación, la mayoría no tienen ni idea que yo también soy una persona, un hombre con las particularidades de cualquier otro, pero con la “virtud” de haber estado en el mundo con la cabeza a metro ochenta del suelo cuando  me miraban con normalidad y en el mundo de ahora en el que mi cabeza está un poco más abajo, sin embargo esa misma gente no piensa igual, como no quiero tener ventaja muchas veces me bajo bastante más abajo o me subo mucho más arriba depende de la circunstancia, “la gente” es sólo lo que ha aprendido y mucha salió a mear cuando la vida explicó  cómo se ha de tratar a una persona que tiene otros atractivos y no sólo los físicos, que también los tiene, si, a mucha gente incluso le molesta verte en bares, restaurantes, discotecas…

Vivo cuando sueño y sueño cuando vivo, soy feliz a ratos y otros me aburro, pero procuro disfrutar del tiempo cuando estoy despierto y cuando duermo, no me alegro de mi porrascazo pero si de mi forma de vivirlo, nunca iré a la luna cosa que me importa un pimiento, me gusta reír sin saber por qué, bailar en mis sueños, soñar en mi día a día… en fin, cuando me atasco averiguo la forma de salir y casi siempre la encuentro, corro, ando, escalo… y lloro, me río, abrazo… mi vida no es lucha, es recorrido paseando por la vereda del tiempo.

Sueño cuando vivo y vivo cuando sueño.

A. Hinarejos

25-08-20

No hay comentarios: