lunes, 11 de abril de 2011

Cuanto iluminado sin candil

No necesitamos dioses, somos tan poderosos que se acabó lo de que un dios omnipotente nos castigue con plagas, catástrofes, ruinas, desastres… y otros menesteres inventados por la Biblia todopoderosa, hemos creado, como si fuéramos dioses, la mayor de las plagas, la más dañina, la omnipotente… además no hemos elaborado el interruptor que la pueda parar, somos así de fantasmagóricos ¿Para qué queremos dioses? Nos bastamos para destruir no sólo nuestra vida, si no que acabaremos con la del planeta entero, ¡¡Somos dioses!! ¡¡La hostia bendita somos!!. “Metemos a un criminal como inquilino, porque paga mucho más, pero no vivimos tranquilos pensando que cualquier día nos degüella” y… acaba haciéndolo; 1986, Chernóbil la central nuclear explotó, 1979, There Mile, Island/Harrisburg, en Pennsylvania nube radioactiva, 1957, Winsdescale Reino Unido se incendió la fabrica de bombas de Plutonio, 1957, Majak en la antigua Unión Soviética explotó un tanque de residuos radioactivos de Plutonio. No sólo matamos a un montón de “cosas” entre ellas personas si no que por allí nunca más se puede pisar, somos omnipotentes creando plagas, no necesitamos dioses, para qué los necesitamos. 2011, Japón, sin palabras, el “criminal” se ha levantado con ganas de joder y hala, a dar por culo, la mayor de las plagas conocidas enviada por obra y gracia de nuestro capricho, hay que joderse, qué grandes somos. Cuánto imbécil suelto, cuánto ignorante sin contabilizar, “cuánto iluminado sin candil”… Cómo se puede abogar por construir más nucleares? Cuanta gente sin sesera, como si no fuera con ellos, en mi pueblo, en mi pueblo, que si no no comemos, qué analfabetismo más sangrante… Me gustaría ignorar la ignorancia de la gente para entender la razón de la ignorancia.
Somos dioses, o no somos, quizá de tanto mamarlo nos lo hemos creído ¿Somos como ellos un invento colectivo? ¿Pulverizamos el “ambiente” para con razón llorar? ¿Pensamos o de verdad nos lo creemos?…
Hemos creado la mayor de todas las plagas, la radioactividad, amén de todas las demás de las que somos capaces, la envidia, el rencor, el sida… Estamos superando la ficción divina, la que nunca ha existido y sin embargo siempre nos han inculcado.
No necesitamos dioses castigadores, nosotros ya nos abastecemos.
11 04 2011.

1 comentario:

Catulo dijo...

Japón está pagando con creces el haber pasado del feudalismo al siglo XX sin pasar por la ilustración. Más papistas que el papa, cívicos y serviles hasta el delirio, optaron por la energía nuclear pese a tener ya un par de amargos episodios con lo nuclear. No querían gastarse el dinero en importar energía. Subestimaron los rugidos que la tierra suele proferir en esas latitudes y ahora se exponen a que el monstruo Gozzila no sea de ciencia ficción.
Afortunadamente son un pueblo que sabe levantarse de nuevo. Ojalá sea así.