viernes, 27 de diciembre de 2013

Política de mercadillo

Me gustaría no ser español para poder decir lo que pienso sin represalias, me gustaría poder decirle a la monarquía que mientras ellos viven cínicamente en la linde del caciquismo más arcaico su pueblo rebusca en la basura para poder seguir manteniéndola... ...Me gustaría decirle al risueño ministro de hacienda que se ria todo lo que quiera, pero que no se ria de la gente que sufre con sus elocuciones diarreicas y perversas, escondiendo la realidad que todo el pueblo sabe y que él burlescamente tergiversa... ...Me gustaría decirle al presidente que no se esconda de los periodistas tras una pantalla de plasma, que no sea timorato y de la cara, y sobre todo que no mienta, que el pueblo puede entender el despilfarro, el derroche, la mala gestión... pero las mentiras estructuradas son puñaladas ponzoñosas... ...Me gustaría decirle al ministro de justicia que el dictador hace años que murió, que lo que quiere hacer con la ley del aborto es una pesadilla que ya vivimos tiempos atrás, que despierte y no humille por enésima vez a las mujeres tan sólo por el hecho de que son las responsables de traer hijos, el albedrío frívolo de hombres como tu las ningunea... ...Me gustaría decirle al gobierno entero que no haga más el ridículo jugando a acaudillar con sus mayoría absoluta, que legisle para que el pueblo entero pueda comer, que los “caprichos” enfermizos hacen más daño que bien, que sin consenso disfrutarán poco de ellos... ...Me gustaría no ser español, para poder decirle a la Conferencia Episcopal que este es un país aconfesional, que digan misa para los que necesiten de sus sermones y no presionen a los dirigentes en asuntos no religiosos... ...Por encima de todo me gustaría decirle a la justicia rancia e inquisitoria que deje juzgar a los corruptos, aunque sean sus amigos, porque sino la justicia la considero todavía más indeseable que a los mismos corruptos... ...Me gustaría decirles a los políticos en general que no hagan política de mercadillo, que legislen para el pueblo en lugar de mirase el ombligo, que la única profesión que sigue “comiendo” es la suya y sus amigos, clero, monarquía, banca...
Soy español y me abochorno al entender que quien tendría que hacerme sentir orgulloso del crecimiento de mi país lo hunde, y se despendola con queridas, safaris, viajes, coches de lujo... Me sofoca que queráis comprar una “botija” para aguar las manifestaciones, es tan poco serio como la forma que tenéis de dirigir el país, me entristece que organicéis un “ejercito” para defenderos del pueblo, personas por otra lado que si salen a la calle es para revindicar lo que ya tenían, su dignidad.
La muchedumbre silenciosa no sale a la calle por miedo a que le vaciéis un ojo...
27-12-13
A. Hinarejos

No hay comentarios: