lunes, 31 de mayo de 2021

El PP tropezará por segunda vez.

 


El burro es el animal que no tropieza dos veces en la misma piedra, como el Partido Popular no quiere ser burro está organizando como tropezar por segunda vez, la primera fue al recoger firmas contra el estatuto de Catalunya, aquel tropezón fue traumático para la españolada, del diez por ciento de independentistas, provocó un auténtico “tsunami” y lo elevó al cincuenta y dos por ciento, advirtiéndose claramente que esta mayoría la provocaron ellos.

Ahora, como no quieren ser asnos, volverán a llenar las calles y plazas de las Españas con mesas para juntar firmas en contra de los presos políticos, que se pudran en la cárcel, deben pensar; no lo entienden, cuanto más desprecian a los catalanes, más alejan a Catalunya de España, no sé los miles de catalanes imputados por chorradas, lo que si sabemos más de la mitad de catalanes y catalanes con España como madre y Catalunya como mujer, o sea queriéndolas igual, es que con el segundo tropiezo de la españolada el independentismo puede recordarle que el PP no es burro y tiene derecho a tropezar tantas veces como quiera.

La burla y vejaciones constantes a la que son sometidos los políticos por cumplir lo que los ciudadanos de esta tierra les han demandado es inverosímil, es la postura imperial de libro.

El PP tropezará por segunda vez apoyado por muchos que con tal de que Catalunya no rompa el imperio firmarán para descabezar la “lucha” para ni siquiera dejar que se pueda hacer un referéndum.

La piedra no son los políticos, la roca es el pueblo y mientras esta tierra no se respete como se merece no dejará de luchar para huir de un país mediocre y simple cual no sabe resolver unos problemas que vienen desde siglos. Vergonzoso que un partido juegue con un pueblo poniéndoles mesas para firmar por no saber solventar un problema político.

A. Hinarejos

31-05-21

miércoles, 26 de mayo de 2021

Reflejo

Sólo unos días al año se puede captar esta imagen.

 

lunes, 17 de mayo de 2021

2 años de vida


 

Hace unos años, en mil novecientos setenta y cuatro, me dieron dos años de vida, concretamente el 17/05/74, y desde hace varios años comencé a celebrar algo tan incierto, parece una ficción, pero se equivocaron y al darme cuenta del error comprendí que me había vuelto una persona con dos fechas de “nacimiento” o sea un hombre singular, por este motivo cada año menos el pasado por el puto Covid19 lo celebro.

Me llaman loco algunos, pero mi vida así lo entiende y sigo sin apuntarlo en mi agenda recordando perfectamente aquel día disfrutando mientras  celebro que se equivocaran y desde la perspectiva de aquel joven casi perfecto y la realidad de este hombre genial disfruto de la vida como un chiquillo.

Ayer fui un individuo “normal” hoy soy una persona singular.

Cumplo uno más cada día que pasa y celebro que la ciencia conmigo no tuviera suerte.

Recordad que yo he vivido  vuestra “normalidad” y vosotros de mi genialidad no tenéis ni idea.

Un abrazo virtual con mis brazos geniales.

lunes, 10 de mayo de 2021

Con una caña fáciles de convencer.

 



La parcela “falsa”, esa que en algún momento la erigieron a autonomía como provincia única separándola de Castilla la Nueva, ha logrado lo que quería por enésima vez, y como hacen casi siempre esta vez también se han saltado a la torera, nunca mejor dicho, las medidas contra la pandemia juntándose frente al edificio ese que tienen atestado de corrupción, un “ejército” de votantes.

Eso gana, estamos en un país donde sus vecinos prefieren que se hunda el pasaje a que se hunda el buque, una caña a un sepelio, al menos los votantes de esa parcela así lo entienden. Franceses, alemanes… han aparecido al saber que en Madrid se puede saltar por encima de cualquier “ley” sobre una pandemia peligrosamente mortal, una enfermedad que ha eliminado a un tanto por ciento bastante alto de nuestros abuelos y abuelas, una epidemia capaz de encerrarnos en casa a media humanidad y  sin embargo la presidenta de esa “falsa” autonomía vocifera que ella hará lo que le dé la gana, cosa que a un pueblo con ganas de fiesta le ha satisfecho, la han elevado a la cúspide  del poder para poder seguir emborrachándose de libertinaje, aunque ella, la presidenta lo llame libertad.

No se conoce cuánto durará este invisible bicho, lo que sí es bien cierto es que como no sigamos unas medidas imprescindibles durará mucho más y lo que es peor mucha más gente morirá, y no sólo abuelas y abuelos.

Mañana cuando se retire el virus solamente habrá hecho un bien, atrasar un ápice el cambio climático. Quizá esa comunidad “falsa” hace lo que hace porque piensa que queda poco para tomar cañas.

10-05-21

A.    Hinarejos