jueves, 12 de enero de 2012

ESPAÑA ES DIFERENTE


La reina está triste, dicen que incluso llora a solas en su alcoba ¿Será la crisis? ¿Qué tendrá la reina? ¿Será su marido que la engaña? Pobre mujer, seguro que para comer tienen, algo tiene la reina, quizá sus nietos están mal atendidos, la vida es dura con ella, mientras tantos españoles lloran por “mil” medios de comunicación dispersando a los cuatro vientos que les quitan la casa, que no llegan a fin de mes... ...Ella llora en silencio en su alcoba solitaria, quizá sea por la hipoteca de su hija pequeña o por las “mil” televisiones que proclaman a los cuatro vientos los bienes acumulados, de qué manera, por su misma hija y su yerno. Qué hacía esa pobre mujer cuando veía como su hija acumulaba propiedades, lloraba o reía, porque seguro que sabía de que manera “engordaban” su patrimonio. Está triste la reina, pero no por la crisis, llora la reina en solitario, pero no porque no llegue a final de mes... ...Su hija pequeña tiene algo que ver. La riqueza acumulada sin escrúpulos nunca te hará sonreír, más bien te hará llorar en solitario. La vida es dura cuando uno no tiene para comer, cuando uno atesora “pisando” la honradez de personas débiles. La vida la has endurecido tú.

3 comentarios:

Catulo dijo...

En Francia y Rusia estos problemas no los tienen. Cortaron por lo sano.

Andres Hinarejos dijo...

"En Grecia creo que tampoco nos la enchufaron aquí".

Catulo dijo...

Cierto, jaja. A mi siempre me ha sorprendido (y entristecido) que la gente se trague toda esta prensa del corazón que sibilinamente intenta inculcarnos que la familia real es maravillosa. Fíjate que solamente critican a los que no tienen sangre azul de nacimiento. Los otros son generosos, solidarios, trabajadores, elegantes... según estas publicaciones.
Siempre he pensado que en plena democracia, una persona que acepte conservar privilegios de cuna como sueldos, inmunidades, castillos... no puede ser buena persona. El buen rey es el que abdica y proclama una república. La tradición no es argumento suficiente porque la tradición es la base de costumbres como la esclavitud, la ablación, el fanatismo religioso... Prefiero a un presidente al que no haya votado que un rey por derecho de sangre. Es solo cuestión de tiempo que la fruta acabe madurando... y caiga.