sábado, 1 de diciembre de 2012

Limosna



La moneda...

Estaba allí, delante de mí, ofreciéndome una limosna, me hubiera gustado decirle que no la quería pero entendí que hubiese sido demasiado descarado, la gente nos miraba, yo, muerto de vergüenza, al final accedí a tomar la moneda más por ver a aquella persona feliz que por la falta que me hacía, no era un sueño, con educación acerté a decir... gra, gracias, de nada oí que respondió, no era un sueño, pero por qué, por qué, entonces me di cuenta de que la limosna era quizá para poderme comprar una silla de ruedas cuando se rompiera en la que estaba sentado, sin embargo la utilicé para tomarme una cerveza con mi compañera, igual no hizo el efecto que aquella persona pretendía pero a mí me sentó como si me hubieran invitado, nos reímos por la incultura social y por la noche soñé que devolvía la “limosna” a un “caminante” con quien me tropecé en una lujosa avenida...


04-06-12

No hay comentarios: